Las/os abogadas/os graduadas/os en nuestra Facultad tendrán un perfil amplio, dotados de una profunda formación básica, científica, práctica, laicista, humanista, ambientalista y emprendedora; capaces de confrontar, tramitar, mediar y resolver las situaciones jurídicas del entorno social con independencia y creatividad, en función del desarrollo y movilidad local, regional, nacional e internacional, considerando los principios del Sumak Kawsay (el buen vivir)

Son profesionales competentes para actuar en las áreas: constitucional, civil, penal, mercantil, societario, laboral, administrativo, financiero, político, económico en el libre ejercicio profesional (patrocinio de causas) y en las funciones públicas: tribunales y juzgados de la república, notarías, registro de la propiedad y registro mercantil. Asesoría jurídica pública y privada, en los GAD, cancillería, embajadas y consulados; en organismos nacionales e internacionales de defensa de los derechos humanos y del medio ambiente.